Mantenimiento

CONSEJOS DE MANTENIMIENTO

Realizar de forma regular la revisión de mantenimiento en tu concesionario Opel contribuye a mantener tu vehículo en perfecto estado.

De esta forma se mantiene la eficiencia del motor, mejora la economía de consumo y se reducen las emisiones de CO2.

 

 

Benefíciate de la experta atención de técnicos certificados, repuestos originales, actualizaciones del software de tu Opel, y mantén el valor de tu inversión sólo en un Concesionario Oficial de la marca.

 

 

Se trata de un mantenimiento sistemático, como el cambio de aceite del motor, la sustitución del filtro de aceite, el diagnóstico electrónico de la computadora y, si es necesario, realizar una actualización electrónica del software.

 

 

Realizar operaciones adicionales puede ser necesario tras cada mantenimiento, se proporciona la lista de operaciones realizadas en el vehículo, así como el informe de los próximos trabajos que se deben realizar.

 

 

Para conducir con tranquilidad, controla de forma periódica el nivel de aceite sin olvidar la presión de los neumáticos o su desgaste.

Puntos incluidos en la revisión realizada por en un Concesionario Autorizado Opel: 

 

 

• Sustitución del filtro de aceite

• Sustitución del filtro del habitáculo

• Revisión de la batería

• Cambio del líquido de frenos

• Inspección funcional (Carrocería, Neumáticos, Escape)

• Inspección funcional (Frenos, Motor, Chasis)

• Inspección funcional (Luces y Electrónica)

 

 

 

 

 

• Revisión: La revisión es una operación esencial y necesaria para el buen funcionamiento y rendimiento de tu vehículo. Una avería causada por negligencia o por no seguir las indicaciones del fabricante pueden significar la pérdida de la garantía contractual.

 

En cada revisión se realiza el cambio de aceite con sustitución de sus filtros, un diagnostico electrónico y una actualización eventual de los calculadores, un control del desgaste mecánico, la seguridad y el control sistemático de las intervenciones, la reposición de líquidos si es necesario (salvo el carburante), y una actualización del indicador de mantenimiento.

 

Dependiendo de la edad y el kilometraje del vehículo es posible que haya que realizar un cambio de filtros (del habitáculo, de aire y de combustible), la purga del circuito de frenado, líquido de refrigeración, líquido de frenos, cambio de la correa de distribución, prueba del vehículo, etc. Desde Opel, aconsejamos cambiar la correa de distribución a los 80.000 o 4 años, así como revisar el nivel de aceite, los neumáticos, luces y las escobillas limpiaparabrisas entre visita y visita.

 

El contenido y la frecuencia de las revisiones dependen del modelo de vehículo, de su motor, kilometraje, edad y condiciones de uso. Para conocer las próximas operaciones de puesta a punto, consulta el Manual de Mantenimiento de Opel.

 

Opel garantiza el uso de lubricantes de motor que cumplen con normas estrictas. Al haber elegido efectuar sus revisiones en la Red Opel, se beneficia plenamente de la experiencia de la marca para el mantenimiento de su vehículo, para que su Opel siga siempre como salido de fábrica.

 

 

 

• Cambio de aceite: Manteniendo el motor bien lubricado prolongarás su vida útil y garantizarás su rendimiento. El aceite del motor usado debe ser sustituido por aceite limpio y aprobado por Opel para eliminar todas las impurezas generadas por la actividad del vehículo, así como garantizar la durabilidad del motor y del sistema de escape.

 

El motor necesita lubricación para limitar el desgaste de las piezas móviles y permitir así un enfriamiento eficaz, protegerlo de la corrosión, garantizar el arranque a cualquier temperatura y reducir las emisiones de CO2, optimizando el funcionamiento de los dispositivos anticontaminación. Un aceite nuevo permite un funcionamiento perfecto para el motor. Los lubricantes que cumplen con las normas específicas de Opel, mejoran el rendimiento del motor, reducen el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones contaminantes. Además, se mejora la vida útil del motor y del filtro de partículas.

 

 

En este sentido, desde Opel únicamente recomendamos TOTAL lubricantes, desarrollados específicamente para nuestros motores.

 

El Manual de Mantenimiento y Garantía indica el aceite más adecuado para cada motor. Respetar está recomendación es una garantía de durabilidad para tu vehículo.

 

Por otra parte, los filtros de aceite Opel ofrecen calidades óptimas y eliminan la gran mayoría de impurezas y micropartículas metálicas, aseguran un filtrado óptimo durante el período recomendado sin comprometer la lubricación del motor y son resistentes a condiciones térmicas muy elevadas y mecánicas severas.

 

 

• Climatización: El sistema de climatización es mucho más que un elemento de confort de nuestro vehículo. Desempañar rápidamente las lunetas y el parabrisas favorece nuestra seguridad, así como filtrar las partículas, el polvo y el polen del aire ambiente son dos de las funciones que se suman a la de mantener una temperatura agradable en cualquier época del año. De ahí que sea imprescindible conocer perfectamente sus pautas de uso y mantenimiento.

 

Para una experiencia óptima, desde Opel te recomendamos que, una vez dentro del habitáculo, abras las ventanillas durante unos instantes para evacuar el calor. A continuación, ciérralas y pon en marcha la climatización en posición “reciclado”. En cuanto a la dirección del aire, te aconsejamos que optes por dirigirla “hacia el frontal” o “el parabrisas”.

 

Sobre el mantenimiento cotidiano, es importante hacer funcionar este sistema al menos diez minutos cada quince días para aumentar su vida útil, tanto en verano como en invierno. También deberías seguir periódicamente los mantenimientos recomendados por la Marca, tales como el control de estado de la climatización, como mínimo cada 1 año y el cambio del filtro de habitáculo cada 10.000 km.  Aconsejamos realizar estas operaciones en la Red de Concesionarios autorizados Opel. Podes pedir una cita previa a tu concesionario más cercano y hacer tu Servicie Oficial (“aquí” solicitar cita de mantenimiento)

 

Por último, debes tener en cuenta una serie de señales que indican un mal funcionamiento del sistema de climatización. Así, ante un desempañado lento, una producción de frío irregular o demasiado paulatina, una mala difusión del mismo y un sistema ruidoso, te aconsejamos adelantar tu visita a alguno de nuestros puntos de la Red de Concesionarios autorizados Opel.

 

 

• Neumáticos: Los neumáticos constituyen la única unión entre el vehículo y el asfalto, siendo la superficie de contacto con el suelo. De ahí la importancia de recordar algunas pautas y consejos sobre este vital elemento.

 

Desde Opel recomendamos prestar especial atención a las señales de desgaste, ya sean visuales, como desgastes irregulares, cortes, grietas y deformaciones, así como señales que podemos experimentar durante la conducción, tales como vibraciones en el volante, desviaciones del vehículo a la izquierda o a la derecha, o el alargamiento de las distancias de frenado.

 

 

Las principales causas de desgaste de los neumáticos son la duración y las condiciones de uso (velocidad, estado de las calles y rutas, etc.) un inflado incorrecto (por exceso o por defecto), un equilibrado incorrecto, una geometría deficiente o una válvula defectuosa.

 

La dimensión, el índice de carga y el índice de velocidad los determina el fabricante. Deben respetarse estas recomendaciones al cambiar los neumáticos. En caso de duda acercarse al punto más cercano de la red de concesionarios Opel autorizado. 

 

Desde Opel te aconsejamos que revises la presión de los neumáticos una vez al mes y antes de viajes largos, así como el desgaste de los mismos con la ayuda de un testigo de desgaste, teniendo en cuenta que la profundidad mínima del dibujo del neumático es de 1,6mm. Podes comprobar el desgaste de tus neumáticos con el borde de una moneda de 1 centavo de dólar (imagen). Por último, es recomendable realizar una alineación, rotación y equilibrio de las ruedas cada 10.000 km.

En Opel seleccionamos marcas de neumáticos reconocidas internacionalmente, probadas rigurosamente para su fiabilidad y perfecta adaptación a nuestros vehículos.

 

 

 

• Batería: La batería permite el arranque y el funcionamiento de los dispositivos electrónicos de su vehículo, tales como faros, escobillas limpiaparabrisas, climatización, desempañador y estéreo, entre otros.

 

Este elemento sufre un desgaste natural asociado al tiempo y a su utilización, pero puede desgastarse prematuramente debido a largos períodos de inmovilización, temperaturas extremas, o por un mal estado del alternador (Dispositivo que realimenta la batería). Además, es recomendable no activar el funcionamiento de los dispositivos eléctricos con el motor apagado, puesto que conlleva la descarga de la misma.

 

Con una utilización normal, y respetando las consignas de mantenimiento, la batería podrá durar entre 1 y 1.5 años aproximadamente.

 

Los pequeños recorridos son los que más energía consumen. Por ejemplo, será necesario recorrer diez kilómetros para recuperar la energía suministrada en el arranque.

 

Desde Opel aconsejamos, con el objetivo de evitar fallas, solicites a tu Red de Concesionarios autorizados Opel, la revisión del estado del circuito de carga de tu vehículo. Las baterías Opel ofrecen calidades óptimas y responde a un pliego de condiciones muy estricto. Perfectamente adaptadas a su Opel, combinan fiabilidad y longevidad. Disponen de 24 meses o 20.000 km de garantía lo primero que ocurra, a excepción de casos de uso indebido.

 

 

 

• Amortiguación: Los amortiguadores son un elemento importante para su confort y su seguridad durante la conducción, ya que garantizan una buena adherencia de tu vehículo a la ruta en cualquier circunstancia y condición, como frenados, giros, carga excesiva, mal tiempo, etc. Además, compensan las irregularidades del asfalto al absorber los rebotes provocados por las características de esté. Unos amortiguadores en buen estado contribuyen a un mejor agarre de tu vehículo y a un frenado más eficaz. Por el contrario, unos amortiguadores mal conservados aumentan un 15% la sensibilidad de tu vehículo al aquaplaning, pueden reducir en un 25% la longevidad de los neumáticos, y las piezas de alrededor (soporte del motor, rótulas de suspensión, etc.) corren el riesgo de deteriorarse.

 

Los amortiguadores sufren un desgaste natural y progresivo asociado al kilometraje recorrido, a la carga del vehículo, al estilo de conducción y al perfil de la ruta. Existen síntomas que nos ayudan a apreciar el desgaste en los amortiguadores, y muchos de ellos son detectables mediante sencillos controles visuales. Como, por ejemplo, una tendencia anormal del vehículo a desplazarse hacia el exterior en las curvas cerradas, vibraciones en el volante, chasquidos al pasar sobre una calzada irregular o un desgaste anormal de los neumáticos. 

 

Desde Opel recomendamos que acudas a nuestro Red de Concesionarios autorizados Opel para revisar los amortiguadores cada 20.000 km, puesto que, superado este kilometraje, un amortiguador habrá sido usado al menos 1 millón de veces. Es la mejor manera de evitar las molestias de una segunda visita obligada a la Verificación Técnica Vehicular, debido a que la RTV es inflexible con el estado de los amortiguadores.

 

Los amortiguadores Opel ofrecen calidades óptimas y responden a exigentes condiciones de fabricación.

 

 

 

• Sistema de Escape: El sistema de escape contribuye a la protección del medio ambiente, mejora el rendimiento de tu motor y garantiza el confort acústico. Un sistema de escape en buen estado expulsa y enfría eficazmente los gases de combustión, proporcionando así el nivel de rendimiento óptimo de su motor y una sensible reducción de las emisiones contaminantes.

 

El sistema de escape se deteriora debido a las temperaturas elevadas (a 130 km/h alcanza los 900º C.), la corrosión interna, asociada a la circulación en un entorno urbano en los vehículos de gasolina, ya que en los trayectos cortos la condensación que se produce al arrancar no se elimina; y la corrosión externa, asociada a las condiciones exteriores y/o el deterioro de las piezas adyacentes. Podemos detectar si un sistema de escape se encuentra en deterioro si percibimos olor a gases de escape en el habitáculo o se aprecia ruido bajo el vehículo.

 

Desde Opel aconsejamos que inspecciones el sistema de escape en cada revisión. Con el fin de prologar su vida útil, es recomendable realizar un trayecto largo cada mes, ya que favorece la evaporación total de la humedad, así como evitar conducir demasiado tiempo si el testigo de reserva de combustible esta encendido.

 

La RTV es especialmente severa en cuanto al estado del escape: fugas del sistema, ausencia de un componente del sistema de escape o incluso un riesgo de desenganche de una o varias piezas obligan generalmente a una segunda visita a la RTV tampoco se supera en caso de que se sobrepasen los umbrales admisibles de contaminación.

 

 

 

• Sistema de Frenado: El sistema de frenado es esencial para su seguridad. Es un sistema complejo en el que cada pieza cuenta: pastillas, discos, líquido de frenos… Sólo la integridad de cada pieza garantiza la eficacia del conjunto. Un sistema de frenado sólo es realmente eficaz cuando los neumáticos y los amortiguadores se encuentran en buen estado.

 

Debemos estar especialmente atentos ante las señales que nos alertan de un sistema de frenado defectuoso. Por ejemplo, si la distancia de frenado se alarga, o verificamos que el testigo de freno se enciende, el pedal de freno esta duro o demasiado blando, o si comprobamos que el vehículo se desvía, vibra, o sufre sacudidas durante el frenado. 

 

Desde Opel aconsejamos que revises tu sistema de frenado cada 10.000 km aproximadamente en la Red de Concesionarios autorizados Opel. El cambio de las pastillas de freno ha de realizarse cuando el grosor del material sea inferior a 2 milímetros, pues unas pastillas desgastadas pueden dañar el disco de freno. De igual modo recomendamos cambiar los discos cuando lo amerite o cuando la medida del disco este fuera de especificaciones y el líquido de frenos al menos cada año.

 

Las piezas Opel ofrecen una calidad superior en los materiales, una resistencia óptima al desgaste y eficacia de frenado.